Si el sentido común es el punto de llegada, no habremos avanzado nada (I)

Las letras, esos objetos cotidianos que ayudan (o no) a optimizar comunicaciones